Saltar al contenido

Historia de los Destornilladores

historia de los destornilladores

Antes de sentarte a trabajar, sobre todo si eres un amateur, deberás tener confianza en las herramientas de bricolaje que usas para crear objetos o para arreglar lo que sea que se haya roto. Sea el resultado óptimo o no, será preferible visitar a un especialista antes que a un doctor.

Así que, ¿nunca te has preguntado de qué material está hecho un destornillador, cómo se manufactura? Más allá, los que ya saben las respuestas a las preguntas anteriores, si todos los destornilladores se hacen con materiales seguros y aislantes, ¿por qué no comprar cualquier destornillador? Pues estamos aquí para ponerte al corriente de todo lo que hay que saber y unos cuantos detalles más.

La fabricación del destornillador

Este proceso empieza con el vástago. Su diámetro y grosor son muy específicos, ya que debe combinar balance con cierta flexibilidad; que un usuario común no podrá notar porque aun así es muy fuerte.

Tras medir y cortar las varillas del vástago, el metal se limpia y seca con maizol para eliminar el exceso de grasa en el material, entonces se pulirá y serán tallados los cabezales de las puntas de acuerdo a la forma que se esté buscando.

Una vez salgan las varillas de la máquina de troquelado, pasan endurecerse en un horno a fuerza de choques térmicos para que el vástago quede tan rígido como flexible. Primero se subirá la temperatura, luego se bajará la temperatura y se volverá a subir una vez más. Esto debido a que una herramienta demasiado rígida podría romperse ante la presión, esto además de confirmar que nunca cae mal un poco de flexibilidad nos deja claro que manufacturar herramientas es una labor
muy pensada.

Tras dejar reposar el metal a temperatura ambiente y para el acabado, se introducen en un túnel de granalla que pule el vástago hasta dejarlo brillante. Pero todavía hay que protegerlos contra el óxido y la corrosión, así que se introducirá en níquel y cromo y luego un proceso de pavonado. De este momento en adelante solo queda hacer el mango y las pruebas de control de calidad. Entre estas pruebas podemos contar la prueba de torsión, que tendrá la última palabra en cuanto a la flexibilidad y rigidez de la herramienta. Así, es mucho probable que ante una presión muy grande la herramienta salga volando de tus manos en lugar de romperse y enviarte al hospital.

El mango se añadirá después, una vez quede comprobado que el vástago se puede usar y cumple los requerimientos de seguridad.

Destornilladores, ¿invertir mucho o poco?

En ambos casos, profesionales y amateurs, se ofrecen herramientas muy económicas, tal vez demasiado. No todo lo que brilla es oro y no todo lo barato es bueno.

Los destornilladores profesionales sí tienen un material aislante mucho más fuerte y no conviene tanto hacerse esa pregunta, como saber lo que se quiere comprar.
Los elementos aislantes y la fuerza del vástago en un destornillador con carraca y múltiples cabezales, nos garantiza que nuestro destornillador podrá ser usado por un largo tiempo sin sufrir mellas o doblarse. Mucho menos pasar unos quinientos voltios de un tornillo a la mano que lo está desenroscando.

En el caso de las herramientas, al menos, lo que se paga suele abogar por la calidad del producto. No hay que inclinarse por lo más barato o más costoso, hay que pensar en la inversión inicial a pesar de lo rentable que resulte un destornillador que cueste una moneda.

Destornilladores caseros

Las herramientas deben ser seguras y confiables, pero al mismo tiempo apoyamos a los amantes del “hágalo usted mismo” y brindamos estos consejos pensados en su seguridad.

1 Los materiales deberán aguantar fuerza y fricción, y debe usar materiales aislantes y anti-resbalantes. Pongamos, la parte superior de un palo de escoba con unos círculos de plástico pegados al mango.

2 El vástago representa un tema difícil si no tiene un cortatubos. Ahorre el tiempo que invertirá en medidas y limando, adquiera un cortatubos. Un destornillador desbalanceado equivale a catástrofe.

3 Como hay tantos tornillos con tantas formas aquí entra el ángel de la creatividad. Para un cabezal plano se podría forjar al vástago un clavo previamente aplastado, por ejemplo.

De cualquier manera, recomendaremos siempre obtener un set de destornilladores marca Stanley, Impacto, Bahco… Ya que los destornilladores de marca fueron creados con el propósito de hacerlas funcionales, y también fueron extensamente probadas para proteger la integridad física del usuario. La precisión de estas herramientas salva vidas.

Destornilladores profesionales

destornillador profesional barato

Antes de entrar en el tema de los destornilladores profesionales, de materiales y funcionamiento ergonómicos, te presentaremos una serie de destornilladores que superarán cualquier tipo de expectativa. En una palabra, extraordinarios.

Los destornilladores de punta diamantada son de los más confiables, además que aceptan mangos aislados y cabezales imantados, tendrás por seguro que el cabezal de tu destornillador no se desgasta y siempre calzará en la punta del tornillo.

El diamante es una de las piedras preciosas más duras en el mundo, tanto que también se usan en ciertas agujas para garantizar una perforación precisa, perfecta.
Para los que trabajan en zonas ATEX, atmósferas explosivas, también existen los destornilladores antichispa. Este tipo de destornillador, como bien lo dice su nombre, está hecho de un material que no genera chispas al roce o en caso de aterrizar con el cabezal viendo al suelo.

En realidad ni siquiera haría falta roce en un ambiente peligroso para despertar una explosión, pero los fabricantes ya saben todo esto y hay diversos materiales para cada tipo de ambiente.

El único problema es que el material usado suele ser cobre, estas herramientas no sirven contra voltaje eléctrico.
Por otro lado, los destornilladores de anti-magnéticos están fabricados para no causar alteraciones magnéticas en el ambiente. Se usarán en laboratorios o ambientes similares, y se encuentran en la misma categoría de los destornilladores antichispa; en el sentido de que no servirán en caso de tratar electricidad y deberán tomarse otras precauciones para evitar un accidente.